lunes, 19 de marzo de 2012

Nada

Quisiera ser el sol
que acaricia tu piel
por la mañana,
o quizá el aire
que entra en ti
y se escapa lento
en tus suspiros,
ser el último beso
cuando te rindes
ante el sueño
o el cálido abrazo
que en el alba
te incita a despertar;
y quisiera no estar
en tu pasado,
sino en tu presente y
tu incierto futuro,
ser el amante,
amigo, compañero
y cómplice de
interminables venturas
y amargas desventuras,
más sólo hay algo
certero que sé que
soy para ti, nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todo comentario con fines ofensivos será borrado.