martes, 23 de octubre de 2012

La muerte del amor

Envuelto en mi obscuridad
espero sentir tu mirar,
que me vengas a despertar,
sentir mi corazón palpitar.

Encerrándome en mi ser
que seas mi amanecer;
espero sin parpadear
sentir en mi tu respirar

Y solo siento la muerte
y me siento ausente,
ya no siento calor,
solo la muerte del amor.

Flujo de vida

El mismo flujo de vida que
corre a través de mis venas noche
y día corre a través del mundo
y baila en rítmicos compases.

Es la vida misma que se dispara en
júbilo a través del polvo de
la tierra en innumerables briznas
de hierba y rompe en
tumultuosas olas de hojas
y flores.

Es la misma vida que se mece
en la cuna del océano del nacimiento
y de la muerte, en el flujo y el reflujo.

Siento que mis miembros se hacen
gloriosos por el toque de este
mundo de vida. Y mi orgullo
proviene de la fuerza de la vida de las eras
bailando en mi sangre en este momento

-Rabindranath Tagore

প্রাণ
ভুলবো না আর সহজেতে
সেই প্রাণে মন উঠবে মেতে
মৃত্যু মাঝে ঢাকা আছেযে অন্তহীন প্রাণ
বজ্রে তোমার বাজে বাঁশি
সেকি সহজ গান
সেই সুরেতে জাগবো আমি
সেই ঝড় যেন সই আনন্দে
চিত্তবীণার তারে
সপ্তসিন্ধু দশ দিগন্ত
নাচাও যে ঝঙ্কারে
বজ্রে তোমার বাজে বাঁশি
সেকি সহজ গান
সেই সুরেতে জাগবো আমি

lunes, 15 de octubre de 2012

Tras una guitarra

Y me encontré un tiempo
tras una guitarra que
con poca maestría tocaba,
más esa falta de pericía
entre ella y yo
realmente no importaba;
y la sostenía y la rasgueaba
intentado hacer una melodía
para arrullarte por las noches
y cantarte esa vieja
canción de cuna que alguna
ves me dijiste que te gustaba;
hasta que una noche,
en altas horas de madrugada,
encontré la tonada que buscaba,
y la toque sin parar para
arrullarte hasta que junto
a mi quedases bien dormida,
más nunca llegaste y conmigo
nunca quedaste dormida,
sólo el corazón y la ilusión de ti
fueron quienes a mi lado
cayeron, rendidas cayeron.

sábado, 13 de octubre de 2012

Recuerdo marchito

La forma de un recuerdo,
de un viejo recuerdo marchito
que ya ni siquiera agoniza
tan sólo permanece marchito,
que ya no se deshoja
que ya tampoco florece,
la forma de de un recuerdo
que yace ya inalcanzable,
que tan sólo permanece
que tan sólo se suspende
en el infinito tiempo
de forma inexplicable.

viernes, 12 de octubre de 2012

Que mal me hacen

Que mal me hacen
estos desvelos a deshoras,
que mal me hace escuchar
esas canciones de trova
de madrugada una tras otra
junto a recitales de poesía;
que mal me hacen porque
logran sacar aquellos
desvencijados recuerdos
que me hacen suspirar de nuevo,
quizá,  incluso,
logran hacerme esbozar
una leve sonrisa,
pero que mal me hacen
porque lo que mas logran,
es hacerme recordarte,
sonreír, y por instantes,
volver a amarte.

martes, 9 de octubre de 2012

Si supieras del verdadero amor.

Mujer que yaces a mi lado dormida,
a quien susurro mil vidas de amor y
también de cierta melancolía,
si supieras del verdadero amor
y su incalculable valía,
junto a mi cada noche
por voluntad propia dormirías,
pero no sabe de amor
ni de cuanto en la vida es su valía,
por eso tan sola yaces en tu cama
y yo en la mía, con esta loca loca
fantasía de tenerte a mi lado dormida.

martes, 25 de septiembre de 2012

¿Qué fue de nostros?

Dulce dama de ojos grandes y radiantes,
yo le pregunto, ¿qué fue de nosotros?
¿dónde quedé en usted? ¿dónde quedó en mi?
porque he de decirle sinceramente que
en mi quedó una historia, un poema sin fin
escrito no en unos pocos versos,
ni en unas pocas páginas, sino en la biblioteca entera
de un alma tatuada con tinta indeleble de amor
e ilusión, impregnado cada tomo también
con ciertos tachones y
borrones que remarco el dolor
y la decepción, ellos no se pueden desaparecer ni corregir,
porque al fin forman parte de la misma historia
que a veces sigo escribiendo; ¿y usted, que me dice?
Sé que no me podrá decir mucho,
que quizá no lo podrá expresar,
que aunque fuimos parte de la misma historia
no lo fuimos de la misma experiencia,
que si yo escribí una historia con sus anotaciones,
sus pies de página e incluso con algún apéndice,
para usted no sé lo que fui, quizá un verso,
un poema, tal vez un libro completo o varios tomos
completados quizá a la espera de escribir más
o quizá, tal vez, una nota al margen
o una nota en un papel suelto y arrugado
hecho bola y arrojado a un cesto,
una palabra mal escrita en el viento,
o un susurro apesadumbrado y atrapado.

En la obscuridad.

En la obscuridad crepuscular
contengo dolorosamente
un alarido lleno de rencor,
decepción y desamor;
uno a uno en cada latido
quieren escapar esos gritos
infernales para desgarrar
mi garganta, mi alma y corazón;
más ante el dolor intento
encontrar en mi fortaleza
hasta desmayarme en sueños
que se convierten en pesadillas,
en pesadillas que se vuelven sueños,
espero y me contengo hasta
el amanecer esperando convertir
el rencor, decepción y desamor
en perdón, esperanza y amor

Aúlla el viento.

Aúlla el viento un nombre
que se pierde, se pierde
en jirones de nubes
que opacan las estrellas;
en las calles se marchitan
antiguas historias escritas
borradas por pisadas,
lavadas por la lluvia;
hay un rostro en la luna
que vuelve cada mes,
aunque veces se pierde
cuando no la puedo ver;
y entre hojas caídas
algo va muriendo,
algo va naciendo,
va muriendo tu verano,
va naciendo mi otoño.

Bajo la lluvia.

Y bajo ésta copiosa lluvia sonreí,
salté y tarareé disfrutando su
torrencial milagro que corría sobre mi;
mientras veía a la gente correr
para refugiarse de ese milagro del cielo
llamado lluvia pensé,
¿por qué correr de ella?
¿por qué no disfrutarla?
¿por qué no permitirle hacerme sonreír
como cuando era niño?
Y entonces salí a empaparme de ella,
caminando lento bajo su copiosa caída la disfruté,
mirando al cielo para sentir sus gotas
caer sobre mi rostro que lavaba y entonces... sonreí,
y al saltar sobre los charcos y riachuelos
que se formaban en la calle, sonreía más;
y la gente que escurría bajo sus refugios
extrañada me veía,
creo que olvidaron disfrutar de este milagro
llamado lluvia y entonces, seguí sonriendo.

¿Quién?

¿Quién me devolverá las noches perdidas?
aquellas en que a deshoras te escribía poesías
y que en el suelo al amanecer el sol las descubría.

¿Quién me devolverá las lágrimas caídas?
las que a veces al pensar en tu lejanía
rodaban en mi mejilla y en el aire se perdían.

¿Mis sueños, me serán devueltos algún día?
sí, aquellos que en los que tú siempre vivías
y que junto a ti al mirar las nubes se cumplían.

¿Mi corazón, quién podrá devolvérmelo?
si de buena gana a ti siempre te lo ofrendé,
¿cómo podré ahora yo amar sin el?

¿Y el amor? ¿quién me devolverá todo el amor?
todo el que tenía y que con fervor te di yo,
¡no!, ese no lo quiero devuelto, no, que ese amor
con todo el corazón te lo regalé yo.

En espiral

Vamos dando vueltas juntos
como en una espiral sin fin;
siempre repitiendo lo mismo,
una vez tras otra el ciclo
mismo sin siquiera parar;
tú y yo, yo y tú dando vueltas
en ésta espiral que sube
pero también que baja
tantas veces y con tal
confusión que no sabemos
que es lo que a la vuelta
del tiempo ahora vendrá,
y yo que no sé si mañana
tú serás cálido verano
o un gélido invierno;
y seguimos dando vueltas
en múltiples ciclos de
tantos dulces encuentros
y amargas despedidas
esperando el milagro
de que romper la espiral
pudiese hacerse realidad
y el circulo de ti y de mi,
al fin en un dulce encuentro
se pudiese completar.

Incertidumbre

Estamos los dos bajo este cielo
sin saber que habrá sucedido,
que sucede o sucederá ni hoy ni mañana;
no sé cual será la jugada del destino,
si el nos unirá o nos distanciará
o si acaso seremos nosotros
los encargados de ello, de que suceda;
más sólo en mi hay certeza de algo,
que desde que tomaste mi mano
mi corazón te amó, que estando tú
junto a mi, te amé, que con tu partida
te seguí amando, que en nuestro
inesperado encuentro, aún te amo,
que cuando partas de nuevo aunque
yo no sepa si estarás o no conmigo, yo,
yo aún te amaré, que si te digo un
simple "te quiero", es quizá por miedo,
pero ten la seguridad que al decirte
"te quiero" es algo más que sólo eso,
es un te amo disfrazado de miedo.

¿Qué es una sonrisa?

¿Qué es una sonrisa?
me pregunto al verte sonreír,
y pienso en las sonrisas
que la gente deja escapar,
la de un niño que alegre
sonríe al comenzar a jugar,
la de una pareja cuando
al encuentro se toman las manos,
pienso en aquella sonrisa
fingida de quienes la regalan
para sus pensamientos ocultar,
o tal vez aquella sonrisa tímida
de alguien que teme hablar;
veo inmensas sonrisas diferentes
que expresan felicidad,
miedo, nervios, tristeza e indiferencia;
y de nuevo me pregunto al verte
sonreír ¿qué es una sonrisa?
es sentir, es emoción, es llorar,
gritar, correr, volar es amar, es vivir;
y sonreír... eres tú

Llévame

Llévame al cielo contigo,
hazme volar sobre el mar,
las montañas y los valles,
llévame sobre el desierto
y los verdes bosques,
quiero que me hagas ver
las nubes sobre ellas,
que juntos estemos
muy cerca de las estrellas,
quiero, quiero que hagas
todo lo que tengas que hacer
para llevarme al cielo contigo
y estando ahí, que seas mi ángel
y yo el tuyo, y arroparnos
con nuestras alas
hasta que el tiempo dé
de nuevo inicio.

miércoles, 2 de mayo de 2012

Nos hicimos poesía

Me fundí contigo a mitad de un verso,
entre las rimas que formaban
nuestros corazones, desbocados
y llenos de infinitas pasiones;
me perdí entre tu ondulada cabellera
que atrapaba mi rostro mientras
tus ojos con los míos se acariciaban
en pareadas miradas que ahogaban
el infinito del tiempo y del universo;
y poco a poco, al transcurrir de los
segundos, los minutos y las horas
hicimos rima, y formamos versos
con las caricias y los besos
hasta convertirnos en poesía
mientras tu alma y la mía
juntas en el cielo se perdían

jueves, 29 de marzo de 2012

Aroma de ti

¡Oh! dulce aroma
que recorre mi cuerpo
estropeando los sentidos,
aroma a suave gloria
de caricia de mujer,
aroma del cuello
donde solía juguetear
y de cabello que
el aliento salvajemente
me lograba arrancar;
aroma de gloria divina,
de verdes campos
floreciendo en primavera,
aroma de sueños e
inmensos suspiros,
aroma de mujer,
aroma de ti.

miércoles, 21 de marzo de 2012

La sombra de tu olvido

Maldigo la sombra negra
de tu amargo olvido,
pues ese recuerdo junto a
la tristeza que expele
por sus oscuros poros,
es quien mueve la pluma
que empuña mi doliente
mano invadida de
tristes y opacos versos
que hablan del amor
aniquilado y las vanas
promesas incumplidas,
con infundada esperanza
de que pudiesen llegar
los días que alguna vez
de tu tierna boca blasfema
volaron a mis silentes oídos;
y maldigo mil veces
de nuevo a esa sombra
de tu amargo olvido,
por no haber bien matado
a mi corazón abatido
y haberlo dejado tan
largo tiempo agonizando
y apenas un poco vivo.

martes, 20 de marzo de 2012

Se fueron las palabras

Se fueron las palabras
los versos las rimas
y también las poesías;
así como se fueron
tus caricias tus abrazos
tus besos y tus risas;
de las primeras sé
que quizá pueden volver,
más de las segundas,
es sabido que
las cosas muertas
no pueden renacer.

lunes, 19 de marzo de 2012

Nada

Quisiera ser el sol
que acaricia tu piel
por la mañana,
o quizá el aire
que entra en ti
y se escapa lento
en tus suspiros,
ser el último beso
cuando te rindes
ante el sueño
o el cálido abrazo
que en el alba
te incita a despertar;
y quisiera no estar
en tu pasado,
sino en tu presente y
tu incierto futuro,
ser el amante,
amigo, compañero
y cómplice de
interminables venturas
y amargas desventuras,
más sólo hay algo
certero que sé que
soy para ti, nada.

viernes, 16 de marzo de 2012

Una pelea perdida, para ganar.

Viernes 16 de Marzo, pasadas las 3:00am:


Veía Rocky Balboa (Rocky VI pues, ¡ah!, me gusta esa película) Rocky añorando sus viejos años de peleador (como yo ='( ), y sus viejos recuerdos también me hicieron recordar, recordé aquel 11 de Abril de hace muchos años, mi primera pelea de Full Contact (en la Discotteque Amadeus), perdí, me falto esforzarme un poco más, más voluntad, aunque el contrincante era mi viejo y gran amigo "El Koreano", un peleador prácticamente imbatible (a excepción de una vez que casualmente le gané entrenando, creo que el andaba dormido ese día, en verdad nunca conocí a alguien que lo venciera); así que, igualmente tenía pocas probabilidades de ganar esa noche, pero igualmente debí esforzarme más, tuve la oportunidad; sin embargo a pesar de ello, en plena pelea no podía creer lo que escuchaba, a pesar de que consideraba que iba perdiendo: ¡Rojo, rojo! -gritaba la gente ruidosamente (es obvio que mi uniforme era rojo) aunque igualmente perdí, terminaba la pelea, después del acostumbrado abrazo entre contrincantes me retiré a cambiarme en pleno pasillo hacía los baños, yo lloraba en una banca por haber perdido (sólo una vez anterior había perdido una pelea, igualmente lloré, ¡ja!) la derrota  nunca había sido una posibilidad real para mi (hasta ese momento), en medio del llanto se acerco una chica delgada, creo que era de cabello rizado y pelirrojo, no recuerdo bien, sorprendentemente se acerco para felicitarme y a la vez consolarme diciéndome que lo había hecho muy bien, que no estuviera triste, pero claro, en momentos así uno no se consuela con nada; después vendría otro amigo a decirme lo mismo, y otro que incluso me dijo que me vi muy superior a mi rival (a pesar de mi derrota), incluso el profesor hizo lo mismo y además añadió que me vio pelear como nunca, termino el evento, nos retiramos. Cerca de las 4 o 5 am, a una cuadra de llegar a mi casa pasó junto a mi un tipo, se detuvo y me dijo: -¿Qué onda "Rojo"? peleaste muy chingon, y entonces se retiro.


Todo eso lo recordé en un instante junto a los recuerdos de un protagonista de una vieja película, y me hizo pensar y reflexionar: "A veces luchamos más allá de lo que podemos imaginar sin darnos cuenta, y aunque a la gente le puede parecer admirable e increíble nuestro esfuerzo, a nosotros no nos parece suficiente, sentimos que podemos dar más y nos decepcionamos de nosotros mismos, y ello nos impide ver lo que podemos lograr o hemos logrado y no lo sabemos apreciar hasta muchos años después. Debemos de aprender a ser más benevolentes con nuestras propias decepciones, cuando sintamos que lo que hacemos no es suficiente, hay que volver a mirar atrás y ver lo que hemos logrado, lo que ante los demás hemos logrado, y en base a ello entonces volver a luchar y esforzarnos hasta que sea suficiente para nosotros mismos".

 Aquella noche me enseñó algo más, humildad, que no era invencible, que la derrota siempre es posible, no sólo en una pelea en un ring, sino en la pelea de la vida, pero igualmente vendrán muchas más que podremos ganar y otras perder, las peleas ganadas hay que disfrutarlas, pero sin presunción innecesaria, y las derrotas, de ellas hay que aprender lo necesario para gozar las victorias venideras y esforzarnos por ellas.

Y hoy, con los recuerdos y la nostalgia generada por una película, hoy el "Rojo" ahora siente que ganó, porque nunca hasta ahora vio todo lo que ganó en una noche de derrota, y sonríe con una lágrima rodando por su rostro. =')


martes, 6 de marzo de 2012

No sé si a ti

Caminando bajo el atardecer
me detuve ante aquella
vieja banca verde,
cerca del lugar donde
hace ya tiempo te marchaste,
y el corazón se envolvió
en un nudo ciego
al golpearme aquellos viejos
recuerdos de lejanos días
que no vuelven más;
y extraño, y te extraño,
pero quizá no,
quizá no te extraño realmente,
porque pienso y vuelvo a pensar,
que extraño tus besos y
tus caricias y extraño tus abrazos
y también tu manos tibias,
extraño los sentimientos
que ellos provocaban en mi,
y no sé si los extraño a ellos
o si te extraño a ti;
y tal vez alguien más pudiera venir
y hacerme sentir así,
pero no viene nadie, y no vienes tú,
y no vienen tus besos, ni tus abrazos,
ni tus caricias ni tus manos tibias,
y a ellas los extraño,
pero no sé si a ti, o quizá sí.

viernes, 24 de febrero de 2012

Contradicciones

Sueño inquebrantable
de un cálido amor de frías noches,
esperanza fugaz de una fe
constante desvanecida y mil veces
abatida, abatida e igualmente
mil veces renacida,
férrea voluntad doblegada
por una obscura pasión,
caminante inválido
de los senderos de la vida,
humeante aliento
de un último suspiro,
luz proveniente de la obscuridad
del encierro, destello implacable
que ilumina y ciega al mismo tiempo,
minutos que se marchan
según vienen iniciando
y matando el tiempo,
odio nacido del agonizante
amor de lo que fue y quizá ya no será.

martes, 14 de febrero de 2012

Mariposa

Mariposa de errante
vuelo que en cada
flor vas en busca
de amante nuevo,
te arrastras al viento
volando zigzagueante
y sin sentimiento,
mariposa de vuelo
irregular y traicionero,
vuelas de flor en flor,
de campo en campo,
a donde te lleve
el instinto insatisfecho
pero no ha donde
desea el corazón,
mariposa que vuela
con el alma temerosa,
vuelas a la flor
que te he puesto
en mi vieja ventana,
más de lejos la observas
y vuelves a tu vuelo
cansado y errante
aunque no te lleve
a ninguna buena parte,
mariposa colorida y fría,
creo que te cerraré
mi vieja ventana
y te daré mi despedida,
y a otros campos iré,
y a otras mariposas
más decididas esperaré

martes, 24 de enero de 2012

Melancolía

Comencé lentamente
alternando entre la luz
de las tenues farolas
y la férrea sombra
de la obscuridad;
en cada lento paso
de mi pesado andar,
viendo naufragar
a las blancas estrellas
en su continuo titilar,
y a una tímida luna
creciente entre nubes
comenzándose a asomar;
el viento hiere mi piel
con su gélida brisa,
pues sólo la cubre
esta negligente soledad
no habiendo quién
la procure cobijar;
entre voces logro
escuchar melodías
que traen nostalgia
de una pasada vida;
reptando entre la gente
sintiéndome ausente
y lleno de una extraña ansiedad,
que logra de mis ojos
arrancar lágrimas de soledad;
y me arrastro ante
esta inevitable melancolía
de memorias pasadas,
pues todo ello me trae
una temible verdad,
no te dejo de recordar,
y quizá, algo más.

jueves, 19 de enero de 2012

La misma soledad

Entre medias luces
dormí bajo la sombra
de una tenue cruz,
esperando que hiciera
el milagro de dejarme
en sueños ver tu luz;
más sólo obscuridad
fue lo que pude mirar
y al despertar, sólo
había la misma soledad.

Cuando se trata de amor

Resulta que lo hiciste de nuevo,
que en silencio, en medio de la noche,
detrás de cada sombra que me rodea,
reptaste furtivamente hasta colarte
en cada rincón de mis sueños,
en ellos cara a cara me pedías
que habláramos de amor los dos;
y yo me desvivía, te miraba y te decía
lo que en mi corazón y alma contenía,
más tú tan sólo escuchabas en silencio
sin pronunciar palabra alguna;
y en tus andares lejos de mi,
de mi amor y palabras a otro
le contabas, y de mi te burlabas
al tiempo que a él te apretujabas;
y sin embargo en tus horas
de tristeza y amargura,
como siempre, conmigo contabas
aun en la hora más obscura,
a pesar de que no fuese lo más
indicado para este corazón,
pues cuando se trata de amor,
nunca entiende ninguna razón.