viernes, 23 de diciembre de 2011

Con temor te digo una verdad

Me invade el temor, temo decirlo,
el miedo me agobia profundamente,
quizá esté mal, no lo sé, pero...
lo sabe el universo, lo sabe Dios,
lo saben los árboles y los pájaros,
lo sabe cada amanecer con su crepúsculo,
lo sabe el sol y la luna,
y al viento siempre lo susurro,
lo grita el cielo con cada tormenta
exclamando con sus relámpagos;
y aunque este mal es una gran verdad
como lo son los colores del arco iris,
te amo profundamente con el corazón
y el alma donde estas impregnada,
totalmente tatuada, algo que no cambiará
con el venir de los años, a pesar
de la vida o la muerte, pues fui
bendecido con esta suerte
de poder llegar a tenerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todo comentario con fines ofensivos será borrado.