viernes, 30 de diciembre de 2011

Quiero regalar mis ojos

Hoy quiero regalar mis ojos
a una bella y delicada mujer,
pero no a cualquiera,
quiero regalárselos a aquella
que aún entre sollozos
en ellos pueda mirarse,
que aún con mi dolor
pueda contemplar aquellos
destellos de amor que
a alguien desean iluminar,
pero que no desee ser
iluminada por vanidad
o por una vacía necesidad,
sino por sus ganas de amar;
en verdad deseo mis ojos
poder regalar a una mujer
que en ellos pueda apreciar
lo que en el fondo soy,
que mi alma sepa valorar,
poder ver el hombre que soy,
el que puedo llegar a ser;
que quiera conmigo andar
en las aguas calmadas
de la paz de la felicidad
e igualmente junto a mi
en la tempestad navegue
hasta lograrla atravesar;
que en verdad quiera
su alma con la mía juntar
por las ganas de sólo amar;
hoy, a esa mujer, mis ojos
le quiero regalar.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Yo no sé mañana

Yo no sé si mañana el sol
saldrá para iluminar de nuevo
los campos y las montañas,
para dar su calor a los
cuerpos fríos por las mañanas;
yo no sé si de nuevo caerá
sobre mi la noche estrellada
con su luna que iluminará
los árboles y campos
en donde nos besamos;
yo no sé si mañana encontraré
de nuevo tu mano con la mía,
entrelazadas jugueteando
una con la otra los dedos
suavemente acariciando;
yo no sé si mañana viviré
o quizá entre los lienzos
de la dama blanca caeré,
para la luz no más volver a ver
y el brillo de tus ojos perder;
yo no sé si mañana otra vez veré
tu andar con tu cabello al viento
lentamente flotar en tu caminar,
sólo sé que mañana,
igualmente te querré

domingo, 25 de diciembre de 2011

Aurora

Si muriese bajo tu luz
quizá en el último destello
que contemplaran mis ojos
pudiera encontrar el amor
tan largamente anhelado
que la vida cruelmente
al haberlo una vez hallado
no encuentro ahora motivo
por el cual me lo ha negado
si muriese bajo tu luz
quizá en el último destello
me traería paz al corazón
al llevarme al reino blanco
del justo y apacible olvido
donde todo lo buscado
permanece junto a mi postrado
del tal forma que bastase
tan solo estirar un brazo
para dulcemente acariciarlo
si muriese bajo tu luz
quizá en el último destello
no sé que encontraría
solo espero que fuese
a quién mi corazón pedía.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Con temor te digo una verdad

Me invade el temor, temo decirlo,
el miedo me agobia profundamente,
quizá esté mal, no lo sé, pero...
lo sabe el universo, lo sabe Dios,
lo saben los árboles y los pájaros,
lo sabe cada amanecer con su crepúsculo,
lo sabe el sol y la luna,
y al viento siempre lo susurro,
lo grita el cielo con cada tormenta
exclamando con sus relámpagos;
y aunque este mal es una gran verdad
como lo son los colores del arco iris,
te amo profundamente con el corazón
y el alma donde estas impregnada,
totalmente tatuada, algo que no cambiará
con el venir de los años, a pesar
de la vida o la muerte, pues fui
bendecido con esta suerte
de poder llegar a tenerte.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Si muriese mañana



Si muriese mañana,
pediría antes poder
bañarme de los rayos
del sol primaveral,
poder escuchar y
sentir el dulce cantar
del ulular del viento
del atardecer veraniego,
ver al sol y la luna
eclipsar como cuando
los amantes eclipsan
al poderse amar,
sentir sobre mi
la lluvia lentamente caer
como las lágrimas
sobre la piel al llorar
de felicidad y al tiempo
sentir que el arcoiris
irradia mi corazón
con sus dulces colores,
llenar mis pulmones
del aire de la libertad
del los verdes campos
de las llanuras y montañas,
pisar la suave arena
de la playa que baña
la inmensidad del
cantar del mar donde
veré reposar los rayos
anaranjados del atardecer;
si muriese mañana,
antes quisiera ver
las centelleantes ráfagas
de una lluvia de estrellas
al tiempo que me lleno
de la luz de luna llena,
nutrirme de los colores
y el hermoso bailar
de la gloriosa aurora boreal;
pero si muriese mañana,
si muriese mañana,
todo lo cambiaría por morir
entre el cálido cobijo
de tus brazos, porque
por más que yo pudiera
desear cobijarme
del encanto natural,
sé que entre tus brazos
en un instante tendría
todo eso que tanto deseo
al quedar dormido
en tu calor celestial.


miércoles, 21 de diciembre de 2011

Tu abrazo


Cada mañana lo imagino,
cierro lento los ojos
y poco a poco visualizo
como podría ser,
comienzo a disfrutarlo
imaginando sentirlo
poco a poco en mi piel
deseando fuertemente
que se haga realidad;
abro de nuevo los ojos
e inhalo profundamente
al tiempo que comienzo
a cerrarlos de nuevo,
y entonces, lo vuelvo
a imaginar, el estar
rendido entre tus brazos
sintiendo tu eterno abrazo.

viernes, 9 de diciembre de 2011

Si te dicen, si me ves

Si derramo una lágrima,
no es que esté triste,
es que a veces, al recordarte,
con ella expreso mi felicidad;
si a veces me ven sonreír,
no es que esté contento,
es que aun en la tristeza
tu recuerdo logra
arrancarme una sonrisa;
si alguna vez te han dicho
que me escucharon gritar
con furia al cielo,
no es que esté enojado,
es que entre gritos le pido
siempre por tu calma;
si te contaron que a solas
me vieron algo susurrar,
no es que tema decir algo,
es que se lo digo al viento
esperando lo lleve a tus oídos;
si alguna vez te dijeron
que débil y arrodillado me vieron,
no es que me haya dado por vencido,
es tan sólo que estoy tomando
fuerza para levantarme de nuevo;
si alguna vez me ves
moribundo, no es que
quizá esté muriendo,
es que hasta en el último
de mis alientos, por ti
estoy viviendo.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Si te niego

Si te niego no es que
haya dejado de quererte,
es tan sólo el miedo
que me abraza de
hasta en pensamientos
poder perderte;
mas no hagas caso
cuando de ti reniege,
pues es tan sólo
que cuando llueve,
extraño bañarme
contigo bajo la lluvia
y sentir que te perdí,
más como te lo digo,
si reniego de ti,
aunque tú renieges de mi,
no es que haya dejado
un instante de quererte,
es tan sólo el miedo
de hasta en pensamientos
llegar a perderte.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Quiero ser...

Quiero ser yo el
viento de la mañana
que respiras profundo
y que acaricia tu cara,
que fluye bajo tus alas
elevándote al cielo azul
haciéndote sobrevolar
eucaliptos, pinos y pirul;
deseo convertirme
en los rojos ríos
de tus apacibles venas
y fluir por todo tu cuerpo
disipando las penas;
quiero convertirme
en el brillo de tus ojos
cafés, dulces, profundos,
que iluminan al mundo
y que le dan sentido
a lo más diminuto;
espero por ser
el fuego que enciende
tu dulce corazón,
que arda y renueve
ese intenso fuego
cada día con pasión;
quisiera ser el aire diario
que a tu cuerpo acaricia
siempre con paciente
calma y sin ninguna prisa,
que en ti a cada instante
se queda impregnado
y permanece a tu lado;
y quiero ser el naufrago
que se pierde en las olas
ondulantes e inmensas
de tu cabello obscuro,
que nada a través de el
ahogándose siempre
en lo más profundo,
perdiéndose en el aroma
glorioso de tus cabellos
esperando que la marea
de tu ser y alma
prestas y en carrera loca
me desemboquen pronto
en tu dulce boca.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Ritual

Noches de frío intenso
bajo el manto estrellado
y cada cuerpo tenso
por el ambiente helado;
más como a fuego lento
poco a poco calentaban
con el ardiente aliento
de cada beso que daban;
encendían así la noche
entre abrazos y miradas
que hacían a derroche
con las almas abrazadas;
hora tras hora se iban
que parecían desaparecer,
las estrellas desaparecían
hasta llegar el amanecer;
era aquello su ritual
hecho cada cierto tiempo,
el que disfrutaban cada cuál
con el corazón abierto.