domingo, 22 de agosto de 2010

Destellos del corazón

Y al fin los Destellos del corazón lograron salir, sacando de él y del alma todos esos sentimientos de tristeza, soledad, pasión, enojo, rabia pero sobre todo, amor; porque hay historias que por desgracia tienen un fin, a pesar de haber sido hermosas, magnificas, llenas de amor, ésta es mi historia, que desafortunadamente tiene un final. Ésta es una historia en forma de versos, pensamientos y poemas que nacieron de lo más profundo de mi ser, una historia que comparto con todos los que así lo deseen, y la comparto en forma de libro (si es que así se le puede llamar), pero sobre todo la comparto con mucho agradecimiento a todas aquellas personas que siempre estuvieron conmigo en las buenas y en las malas, siempre apoyàndome, siempre estando conmigo y siempre ofreciéndome un hombro en el cual llorar o un corazón con el cual celebrar.

Me da mucha tristeza haber concluido éste proyecto personal, porque representaba muchas cosas para mí, pero con el pretendo comenzar a cerrar un ciclo que se iniciò hace exactamente dos años con la primera versión, una versión que fue de un solo ejemplar físico y exclusivo para alguien que fue muy especial.

Así que sin más que decir, los dejo con los Destellos del corazón de alguien que a pesar de todo, aún guarda en su corazón mucho amor. A todos aquellos que lo descarguen y me hagan el gran favor de leerlo, gracias.


Destellos del Corazón

sábado, 21 de agosto de 2010

Solo uno más.

Solo un pensamiento más de ti
para tenerte siempre en mi memoria,
solo un pensamiento más de ti
para recordarte al olvidarte.

Solo una imagen más de ti
para tenerte siempre en mis ojos,
solo una imagen más de ti
para verte cuando te vayas.

Solo un suspiro más por ti
para de ti siempre acordarme,
solo un suspiro más de ti
para cuando te esfumes en el aire.

Solo un beso más para ti
para tus labios poder sentir,
solo un beso más para ti
para sentirte al ausentarte.

Solo una lágrima más por ti
para sentirte en mi corazón,
solo una lágrima más por ti
para sentirte cuando no estés.

Solo un recuerdo más de ti
para enterrarte en el corazón,
solo un recuerdo más de ti
para intentar decirte adiós... mi amor.

Te olvidaste.

Te olvidaste del niño aquel
que jugaba con tus manos,
el que disfrutaba de tu miel
al besarte cuando jugábamos.

Te olvidaste del joven soñador
que cada día esperaba verte,
luchando siempre por tu amor
y por nada dejaba de quererte.

Te olvidaste del hombre fiel
que te entregaba su alma,
haciendo a un lado la hiel
y luchando por tu calma.

Te olvidaste del amigo eterno
que siempre estaba para ti,
quien aún estando enfermo
siempre cuidaba de ti.

Te olvidaste del amante ardiente
que a cada instante te deseaba,
al que a sus ojos lucias radiante
y en cada segundo a ti se entregaba.

Te olvidaste del compañero,
ese que por ti la vida daba,
el que quería algo eterno
y al final nunca obtuvo nada.

Te olvidaste de los sueños
y el como les dabas color,
olvidaste lo mejor de los dos,
Te olvidaste del amor.