lunes, 7 de junio de 2010

Tu maldad

De tu dulce apariencia caí preso
y de tu penosa oscuridad fuí poseso,
creyendo tontamente en tu felicidad
solo trajiste a mi alma mortandad.

Ciego por tu aparente bondad
al final solo sentí tu bastarda maldad,
esparciendola toda a mi alrededor
me manipulabas con tu bello hedor.

Al final devolviste malamente mi libertad
dejándome llorar en mi penosa soledad,
ahora trato de salir de mi negro ataúd
esperando no encontrar jamás a alguien como tu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todo comentario con fines ofensivos será borrado.