domingo, 6 de junio de 2010

Te perdí, te amo.

Todas éstas lagrimas son por ti,
por el simple hecho de que te perdí,
y la sangré que brota de mis heridas
por todas las ilusiones ya perdidas.

Y aún con todo éste inmenso dolor
en mi sigues viviendo con mucho amor,
sin importar sentirme en la oscuridad
aún te sigo amando y eso es verdad.

Y no importa que ahora pueda morir
sabiendo que un día me hiciste vivir,
porque aún con el dolor que he de caminar
yo por toda la vida siempre te he de amar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todo comentario con fines ofensivos será borrado.