miércoles, 31 de marzo de 2010

El fin

Hoy es el principio del fin, todo terminará hoy, una historia de amor que murió bajo la luz de la luna llena después de noches de pasión sin fin, un sueño largamente anhelado que termino abruptamente sin así desearlo, un largo camino el día de hoy llegará a su fin al mismo tiempo que un glorioso día comienza a agonizar para dar paso a la fría noche y a la inevitable oscuridad. Sí, hoy mueren muchos anhelos y sueños, muchos deseos y esperanzas... hoy mueren.

Éste día me encuentro en mi alcantarilla personal, sumergido en una oscuridad pestilente, caminando entre ella, buscando esa pequeña luz que me lleve a la superficie  para poder volver a respirar la pureza del aire, para volver a ver la  luz del sol brillar y acariciar de nuevo el viento de un nuevo amanecer, hoy marcho sobre la oscuridad tratando de encontrar nuevos caminos, apoyándome en manos amigas que salen a mi paso, manos que me ayudan a soportar mi carga de sueños y anhelos aniquilados. Espero no tardar demasiado en volver a ver la luz brillar, espero nunca jamás volver a ésta oscuridad.



Heaven today is but a way
To a place I once called home
Heart of a child, one final sigh
As another love goes cold

Once my heart beat to the rhythm of the falling snow
Blackened below, the river now flows
A stream of molten virgin snow

For the heart I'll never have
For the child forever gone
The music flows, because it longs
For the heart I once had

Living today without a way
To understand the weight of the world
Faded and torn, old and forlorn
My weak and hoping heart

For the child, for the light
For the heart I once had
I'll believe and foresee
Everything I could ever be

For the heart I'll never have
For the child forever gone
The music flows, because it longs
For the heart I once had

Time will not heal a Dead Boy's scars
Time will kill

For the heart I'll never have
For the child forever gone
The music flows, because it longs
For the heart I once had




jueves, 25 de marzo de 2010

El niño interior

Cuando crecemos nos olvidamos  de quien fuimos alguna vez, nos olvidamos de ese niño que solía jugar hasta agotar sus energías, de aquel chiquillo que llegaba a casa todo sucio después de jugar sobre la arena construyendo castillos y haciendo cuevas, nos olvidamos de  que solo fuimos niños, niños que jugaban, corrían y reían, nos  olvidamos de que eramos niños que brincaban una barda con una toalla amarrada al cuello como si fuera nuestra capa de super héroe, olvidamos  que había cosas que nos daban miedo y aún  así  las afrontábamos, como el saltar de aquel árbol o atravesar ese inmenso lago de lodo con temor de caer en el.

¿Por qué hemos olvidado todo eso? Lo olvidamos por crecer, hemos cambiando todo eso por ser adultos y gente "madura", por querer ser parte de una sociedad que ha olvidado disfrutar de la vida con cosas pequeñas. ¿Cuando fue la última vez que disfrutaste un amanecer y un atardecer? ¿Hace cuanto que no disfrutas ver a las aves volar? ¿Por qué dejas que el tiempo se vaya sin disfrutar jugar con un balero, un yo-yo, de volar un papalote? ¿Has saltado últimamente como niño al caminar? Quizá mañana sea demasiado tarde y ya no lo puedas hacer.

La vida adulta nos ha llenado de responsabilidades y compromisos, algunos de ellos quizá no deseados, en algunas ocasiones ésta vida adulta nos llega a deprimir, a amargar la existencia. ¿Por qué no tratar de dejar esos malos sentimientos y mejor volver a sacar ese niño interior?

Y con todo ésto dicho quiero compartirles unos fragmentos de algo que escribí hace algunos meses:

A veces me imagino como si fuera otro, no otra persona, sino mas bien haciendo otras cosas, creo que a veces soy mas como un niño chiquito, me imagino siendo un héroe, un guerrero, o cosas así, ayudando a la gente, o cosas así, y en ocasiones también imagino a alguien a quien salvar, por quien luchar...

Dicen que soy como un niño, que aún quiere jugar, que aún se sorprende siempre con la belleza de un amanecer o un atardecer, que le gustaría hablar con los animales y cuidarlos a todos, que existiera la magia, poder volar, ver otros mundos
Ya por últimoTambién quiero compartir con ustedes algo que una persona muy amada me dijo hace muchos años:

Uno se va haciendo viejo, pero por dentro te sientes igual, no sientes que cambie algo.

Así que, si por dentro seguimos siendo los mismos, ¿por qué  no dejas salir a ese niño que solías ser.?