sábado, 17 de mayo de 2014

Volver a verte

Sé que volveré a verte,
que alzaré mi mano
desnuda de todo juicio
para acariciar tu rostro
lavado de toda culpa,
sé que mi suspiro
moverá estrellas
entre tus cabellos
que las miradas
se cruzaran en el vacío;
entonces me llenarás
de ti y yo esperaré,
esperaré que no partas
al amanecer.

¿Vivir sin arrepentimiento?

No existe, de ninguna manera, forma alguna de vivir de tal modo que en el último aliento no te arrepientas de algo. Siempre, absolutamente siempre habrá algo de que arrepentirte, sea grande o pequeño, una palabra, una caricia, un acto o la ausencia de ellos. No importa cuan buena pueda ser tu vida, te arrepentirás de algo indudablemente en algún momento de tu vida o al final de ella; te arrepentirás de no decir un te quiero, de no tender una mano, de pretender ser quién no eres, te arrepentirás de dejar ir un amor, de retener otro, te arrepentirás de creer en indudables mentiras aunque no te arrepientas del amor conferido. Indudablemente no existe una vida sin arrepentimiento, lo único que resta es tratar de hacer las cosas correctas para que al final los arrepentimientos sean pocos y no inmensurables.

Hoy lo vi

Hoy lo vi frente a mi
como desde hacía años
que no lo había visto
y ni siquiera lo reconocí.

Lo vi más grande, viejo;
tenía el tiempo encima
y la cara un poco marchita,
algunas canas en barba
y cabello que desaparecía.

Pero también vi algo más,
vi una mirada más brillante
que la última vez hace años,
vi también una leve sonrisa
sincera que nunca vi antes,
vi experiencia y conocimiento
y un alma más libre.

Sí, hoy lo vi de frente como
hacía años que no lo veía;
hoy frente al espejo lo vi,
y por fin me reconocí.

lunes, 18 de febrero de 2013

El amor duele

"El amor duele", "el amor hiere" he escuchado gritar a muchos. Y es verdad, el amor duele cuando no se está con la persona correcta, cuando no hay una conexión profunda no sólo de corazones sino de almas. El amor duele cuando se está con alguien tan sólo por soledad, por sentirse acompañado, cuando se busca sentirse querido y amado y poner muy poco de sí mismo para dar lo que se pide, cuando se está con alguien por mero atractivo sin llegar por lo menos a una atracción intelectual. Te puede doler la ausencia, el recuerdo, la melancolía, los disgustos, las peleas y la distancia pero jamás el amor. Porque el amor es sólo eso, amor y nada más, es entregar el corazón, sí, con la esperanza de ser correspondido de igual manera, y de no serlo así quizá llores y sufras por ello, pero no dejarás de amar y eso no te dolerá. Por eso, cuando el amor te duela, te hiera, te haga sufrir, entiéndelo, eso no es amor. Por el contrario, cuando sientas ganas de luchar, de estar en las buenas y en las malas, de partirte el alma para superar obstáculos juntos y de aceptar a esa persona tal cual es, eso muy seguramente será amor y estarás con la persona correcta, no la sueltes, no la pierdas, pero sobre todo no tengas miedo de vivirlo, de disfrutarlo porque en el momento que te acobardes lo perderás todo y aquel amor que tenías y que era verdadero, quizá no lo vuelvas a encontrar jamás y vagarás eternamente por mundos subterraneos de obscuridad y falso amor.

jueves, 3 de enero de 2013

¿Quién soy?

¿Quién soy? me pregunto;
pregunta retórica,
respuesta ambigua.

¿Quién soy? pregunto;
una colección de días,
un conjunto de años,
días venideros con
noches pasajeras.

Soy suma de primaveras
resta de deshojados otoños,
un manojo de tristezas,
un puñado de alegrías.

Cortante filo de lágrimas
que acuchillan el alma
y sonoros ecos de
alocadas risas.

Soy bondad durmiente
maldad que yace latente,
esperanza que espera,
decepción que cansa.

Lágrimas, risas, cantos,
silencios, veranos e inviernos;
un conjunto de experiencias
y un futuro de oportunidades
que aguardan inciertas.

Soy adversario impredecible,
amigo de fidelidad férrea,
amante de total entrega,
desconocido de mala cara.

¿Quién soy? me pregunto
y veo miles de respuestas,
mías, tuyas, de tantos otros;
ninguna respuesta complace,
ninguna es del todo cierta.

Y yo, aún pregunto,
¿Quién soy?

martes, 23 de octubre de 2012

La muerte del amor

Envuelto en mi obscuridad
espero sentir tu mirar,
que me vengas a despertar,
sentir mi corazón palpitar.

Encerrándome en mi ser
que seas mi amanecer;
espero sin parpadear
sentir en mi tu respirar

Y solo siento la muerte
y me siento ausente,
ya no siento calor,
solo la muerte del amor.

Flujo de vida

El mismo flujo de vida que
corre a través de mis venas noche
y día corre a través del mundo
y baila en rítmicos compases.

Es la vida misma que se dispara en
júbilo a través del polvo de
la tierra en innumerables briznas
de hierba y rompe en
tumultuosas olas de hojas
y flores.

Es la misma vida que se mece
en la cuna del océano del nacimiento
y de la muerte, en el flujo y el reflujo.

Siento que mis miembros se hacen
gloriosos por el toque de este
mundo de vida. Y mi orgullo
proviene de la fuerza de la vida de las eras
bailando en mi sangre en este momento

-Rabindranath Tagore

প্রাণ
ভুলবো না আর সহজেতে
সেই প্রাণে মন উঠবে মেতে
মৃত্যু মাঝে ঢাকা আছেযে অন্তহীন প্রাণ
বজ্রে তোমার বাজে বাঁশি
সেকি সহজ গান
সেই সুরেতে জাগবো আমি
সেই ঝড় যেন সই আনন্দে
চিত্তবীণার তারে
সপ্তসিন্ধু দশ দিগন্ত
নাচাও যে ঝঙ্কারে
বজ্রে তোমার বাজে বাঁশি
সেকি সহজ গান
সেই সুরেতে জাগবো আমি

lunes, 15 de octubre de 2012

Tras una guitarra

Y me encontré un tiempo
tras una guitarra que
con poca maestría tocaba,
más esa falta de pericía
entre ella y yo
realmente no importaba;
y la sostenía y la rasgueaba
intentado hacer una melodía
para arrullarte por las noches
y cantarte esa vieja
canción de cuna que alguna
ves me dijiste que te gustaba;
hasta que una noche,
en altas horas de madrugada,
encontré la tonada que buscaba,
y la toque sin parar para
arrullarte hasta que junto
a mi quedases bien dormida,
más nunca llegaste y conmigo
nunca quedaste dormida,
sólo el corazón y la ilusión de ti
fueron quienes a mi lado
cayeron, rendidas cayeron.

sábado, 13 de octubre de 2012

Recuerdo marchito

La forma de un recuerdo,
de un viejo recuerdo marchito
que ya ni siquiera agoniza
tan sólo permanece marchito,
que ya no se deshoja
que ya tampoco florece,
la forma de de un recuerdo
que yace ya inalcanzable,
que tan sólo permanece
que tan sólo se suspende
en el infinito tiempo
de forma inexplicable.

viernes, 12 de octubre de 2012

Que mal me hacen

Que mal me hacen
estos desvelos a deshoras,
que mal me hace escuchar
esas canciones de trova
de madrugada una tras otra
junto a recitales de poesía;
que mal me hacen porque
logran sacar aquellos
desvencijados recuerdos
que me hacen suspirar de nuevo,
quizá,  incluso,
logran hacerme esbozar
una leve sonrisa,
pero que mal me hacen
porque lo que mas logran,
es hacerme recordarte,
sonreír, y por instantes,
volver a amarte.